El juego de la montaña rusa, una analogía de la Existencia 

¿Disfrutas de la experiencia de subir a una montaña rusa? Muchas personas lo hacen, y probablemente, mientras más rápida, elevada y atemorizante sea la montaña rusa, más satisfactoria es la experiencia de recorrerla.

¿Cómo es posible disfrutar de algo tan atemorizante como la montaña rusa? Primero, por la experiencia que vives durante todo el recorrido, lleno de emociones, aceleración, adrenalina, gritos, sensación de vacío y vértigo. Segundo, y aún más importante, debido al hecho de que sabes que estás completamente a salvo, de que no importa lo que ahí experimentes, no te pasará nada.

Y entender estos dos elementos, que nos hacen disfrutar de una montaña rusa, nos permite entender qué es lo que ocurre en la existencia, y cuál es la base de todo sufrimiento.

La existencia es el lugar en el que nos encontramos para experimentar una variedad de vivencias y emociones, muchas agradables y muchas dolorosas. La existencia, al igual que el recorrido de una montaña rusa, es irregular, con momentos de calma, pero también con curvas peligrosas y duras caídas. En la existencia, todo está en movimiento y nada es permanente, y esto puede ser fuente de mucho sufrimiento y dolor.

Pero la razón principal por la que la mayoría de personas sufre en la existencia es porque, a diferencia de la montaña rusa, no saben con certeza que están a salvo. Las personas han olvidado su divino origen, han perdido consciencia de su verdadero SER y se han identificado con su cuerpo y su mente. No recuerdan que son el SER eterno, inmutable, invariable. Viven las experiencias de la existencia sin tener conciencia de que ni ellos, ni sus seres queridos, están nunca en riesgo, y de que no importa lo que experimenten aquí, siempre son y serán todos el SER, el único SER y que no tienen nada que temer.

Esa ignorancia, ese olvido, ese vivir la existencia sin saber quién son, es la base del sufrimiento humano. Es como despertar a la mitad de una oscura noche en lo alto de una montaña rusa, y no saber que estás en un juego, no ver los rieles que aseguran los asientos, y no sentir los cinturones de seguridad que evitarán que caigas al vacío.

Anuncios

Un comentario sobre “El juego de la montaña rusa, una analogía de la Existencia 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s