¿Qué prioridad le damos, como padres, a nuestro Despertar espiritual?

Como padres podemos y debemos llevar a cabo nuestras prácticas espirituales al mismo tiempo que atendemos nuestras obligaciones y responsabilidades en este mundo. Sin embargo, también es importante preguntarnos qué prioridad le asignamos a nuestros esfuerzos por alcanzar el Despertar espiritual.

Los que somos padres de familia, y debemos esforzarnos por procurar una educación a nuestros hijos, además de por supuesto sustento, abrigo, salud, entretenimiento, protección y mucho más, podemos vernos inclinados a pensar que nuestros esfuerzos por el Despertar espiritual no pueden tener prioridad frente a estos otros objetivos. Para cualquier padre es indiscutible que la primera prioridad será siempre sus hijos, y esto no va a cambiar, sin embargo, podemos reflexionar respecto a qué es lo más valioso que podemos ofrecerles.

Todos sabemos lo que representa, a nivel individual y colectivo, el Despertar espiritual, pero limitémonos a analizar sólo algunos aspectos muy importantes. Primero, retomar consciencia de tu origen divino, y por lo tanto tener la absoluta claridad de que eres un SER eterno, inmutable, que no ha nacido ni morirá jamás, y que pertenece a la trascendencia, aunque por ahora estemos experimentando la existencia. Segundo, el sentir que tú y todos los demás seres son uno, y uno sólo, que toda división es ilusoria, y que jamás perderás a nadie, porque todos son tú, y tú eres uno con todos. Tercero, la purgación del ego, el vivir desde el SER, y convivir con los demás desde tus atributos naturales, como el amor universal, la dicha, la paz, la armonía, la gracia.

Si tomamos en cuenta lo anterior, la pregunta es clara: ¿Hay algo más valioso que podamos darle a nuestros hijos que el Despertar espiritual? Nuestros hijos, al igual que nosotros, no están libres de sufrir en la existencia, pero la conciencia de SER, y de SER absoluto, les permitirá experimentar de una forma completamente distinta cualquier cosa que enfrenten en la vida, y en gran medida los librará del sufrimiento. Además, nuestros hijos crecerán y vivirán en este mundo, que hasta el día de hoy está plagado de dolor, injusticia y desprecio por el planeta pero, ¿no es el Despertar colectivo el único camino viable para lograr un cambio real y sostenible en el mundo que les dejaremos?

Para los padres, nuestros hijos siempre serán lo primero, SIEMPRE, pero justamente por eso es que debemos avocarnos a nuestro Despertar y guiarlos hacia el suyo. Ningún esfuerzo por generar más dinero para “darles una mejor educación” o “darles más comodidades” o “asegurarles un mejor futuro” será jamás más valioso que lo que podemos ofrecerles a través del Despertar espiritual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s