Despertar es cobrar la conciencia de tu propio SER

“Miren, cuando una persona despierta. Es decir, que permanece atentó del aquí y ahora, lo que en realidad sucede es que, prende (ya lo hemos dicho muchas veces) la luz de la conciencia hacia el exterior y hacia el interior, simultáneamente, y alumbra junto con ello a su propio Ser interior. Déjenme explicar a qué me refiero con esto: miren, cuando tú prendes la luz de tú conciencia, la puedes guiar con la atención. Es por eso que he dicho, la atención es como una luz que ilumina aquello sobre lo cual se aplica. Si prendes tu conciencia, es decir, si prestas atención y la guías hacia el exterior y escuchas algún sonido particular, como el ladrido de un perro o el canto de un pájaro, entonces la atención se convierte en una luz que ilumina aquello sobre lo cual se aplica. Es decir, que te harás consciente de ello. Es por esto que la conciencia y la atención son dos cosas que están extraordinariamente vinculadas entre sí. Por no decir que prácticamente son lo mismo. Porque mientras que la conciencia es la capacidad de darse cuenta, la atención es la facultad con la cual me uno con aquello de lo cual me doy cuenta. Al aplicar la atención en algo, me doy cuenta de ello, me hago consciente de ello.

Ahora bien, cuando una persona prende la luz de su conciencia, esto implica que permanece atento de todo lo que está en el exterior: no permanece distraído ni divagante, sino atento de todo lo que está sucediendo. Y, ¿cómo puede ser consciente de ello? A través de tus sentidos, no hay ninguna duda en relación a esto: se hace consciente de los sonidos que escucha en el exterior y de lo que está viendo con los ojos, etc. Y esto lo logra al estar atento de ello. No está encerrado en su mente, ya sea en la luna, divagante, ni tampoco pensando de manera organizada en cuestiones ajenas al aquí y ahora, ya sea sobre temas que posiblemente se relacionen con el futuro o con el pasado.

Si yo me pongo a pensar en algo que haré pasado mañana, entonces me encierro en mi mente, ¿comprenden? Mis pensamientos se involucran de manera organizada en esto qué voy a hacer pasado mañana. Estoy controlando mis pensamientos, pero no estoy en el aquí y ahora. Me he encerrado en mi propia mente. La otra posibilidad de la mente, es que de plano deja de pensar de manera organizada y solo se distrae y divaga. ¿Si se entendió? Pero en ambos casos, me he encerrado en mi propia mente. Esto es lo que es importante entender. En ambos casos, no permanezco con la luz de la consciencia prendida, atento y alerta del momento presente, de lo que sucede en el exterior, del aquí y ahora.

Ahora, exteriormente esto queda muy claro. Pero cuando la luz de la conciencia se prende hacía adentro, hacia el interior, es exactamente lo mismo: empiezo a advertir y darme cuenta de cosas que suceden en mi interior, tales como los estados de ánimo y las emociones, o las sensaciones internas que siento, y el flujo de pensamientos que aparecen en mi mente. Y yo solo permanezco como testigo puro de todo ello: Yo soy la conciencia que se da cuenta de que todo ello eso sucede. Pero despertar implica a su vez, como ya he dicho anteriormente, que te des cuenta de tu propio Ser. Y esto se logra cuando la luz de la conciencia se mantiene alumbrando hacia adentro de ti mismo y los pensamientos se aquietan completamente. Entonces, la luz de la conciencia alumbra más adentro, hacia el Sí mismo y al alumbrarlo, entonces afirmarás: ¡Soy! ¡Me doy cuenta de que Soy!: eso es despertar, ¿entienden?

Todas las prácticas de atención, lo que en realidad están haciendo es que vaya madurando en la persona su capacidad para estar atento del aquí y ahora. Pero no nada más implica estar atento del exterior, ni tampoco nada más estar atento de lo que sucede en tu interior, en la mente, como de las emociones y estados de ánimo, los pensamientos, sino a su vez de tu propio Ser. Luego entonces despertar es, cobrar la conciencia de mi propio Ser. Adquirir la conciencia de mi propio Ser: de lo que Yo Soy. ¿Y cómo logré saber que Yo Soy? Solamente dirigí mi conciencia y atención hacia mí mismo y, en un momento dado, a veces inesperado, la luz de la conciencia penetró más allá de la mente y sus contenidos (pensamientos y emociones), penetro más al fondo y me doy cuenta: ¡Soy! Y me asombró al darme cuenta de que Soy: eso es despertar. O digámoslo mas precisamente, es el despertar inicial, y al cual he llamado despertar menor o iluminación menor. Pero definitivamente, eso es despertar.” (Leer el documento completo: Despertar es cobrar la conciencia de tu propio SER)

diapositiva10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s